El desconocido para muchas, el suelo pélvico

Tal vez muchas mujeres han escuchado hablar o mencionar el “suelo pélvico” pero realmente muchas de estas no saben lo que y cuál es su función. El suelo pélvico no es más que una serie de ligamentos y músculos que se encuentran en la parte inferior de la cavidad abdominal, de hecho encierran a esta.

Su función es mantener todos los órganos que en ella se encuentran en la posición idónea y me refiero al útero, la vagina, uretra y todos los que conocemos como órganos pélvicos, esto para que tengan un correcto funcionamiento. Sabiendo esto también es importante informarte que podría verse afectado debido a varias circunstancias de tu vida. ¡Atenta!

¿Necesito ejercitar el suelo pélvico?

Esto realmente es necesario, y es que debido a muchas actividades rutinarias e incluso al embarazo, esta zona se va debilitando debido a que trabaja dinámicamente con nuestro cuerpo, es decir; se adapta a nuestros movimientos y posturas lo que la hace sufrir grandes tensiones que las demuestra con su debilitamiento.

Aunque suene extraño, tenemos formas de reforzar el suelo pélvico con diferentes ejercicios que deberás poner en práctica diariamente, estos resultan bastante beneficiosos y te ayudaran en menos tiempo de lo que creías.

El debilitamiento del suelo pélvico trae consigo una serie de consecuencias tanto en tu salud como en tu estilo de vida, por lo tanto debes estar atenta a las señales que se presenten, puede verse afectada desde tu vida sexual e incluso provocar prolapsos.

La incontinencia urinaria es de los principales síntomas, también el dolor de espalda, el estreñimiento crónico y la pesadez en la pelvis como si algo descendiera en ella, ten cuidado; es probable que así sea.

Que consecuencias tare su debilitamiento

Una de cada 11 mujeres debe ser intervenida quirúrgicamente debido a las consecuencias del debilitamiento de esta zona, por ello es mejor reforzar el suelo pélvico antes que sea tarde pues podría causar consecuencias como:

  • Enterocele: es la caída del intestino delgado y del revestimiento de la cavidad abdominal.
  • Rectocele: es el descenso del resto más allá de la cavidad vaginal.
  • Cistocele: es el descenso de la vejiga.
  • Prolapso del útero: descenso del útero dentro de la vagina.

Para evitar el debilitamiento es importante recordar cuidar tu postura, sobretodo postparto, las rutinas de ejercicio abdominal también ayudan de mucho y una de las técnicas más recurrida es a la realización de los ejercicios kegel; puedes practicar esta en cualquier momento del día y en cualquier circunstancia.