¿Quieres Reunificar Deudas Sin Correr El Riesgo De Quedarte Sin Un Techo?

A lo largo de la vida podemos decir que una de las cosas que nos brinda mayor tranquilidad, es la de poseer un inmueble; ya que, este nos proporciona un refugio tanto para nosotros, como para nuestro entorno familiar. Es por ello, que a pesar de tener deudas no quisiéramos ofrecerlo como garantía.

La buena noticia es que hay una manera de reunificar deudas sin hipotecas, la misma no consta en más que simplemente tomar todas las posibles deudas que tenemos con diversas empresas o entidades bancarias; (a pesar de que muchas de ellas posean tasas de interés de distintos valores) y agruparlas en una sola entidad que se haga responsable de la cancelación de las mismas y que a largo plazo nos ofrezca una solución que sea viable.

Si bien es cierto que la reunificación de la deuda es una alternativa bastante atractiva, también tenemos que evaluar determinadas clausulas a la hora de cancelar las deudas con otras empresas; ya que existen algunas de ellas en las que expresan que en caso de cancelación de la misma; debemos pagar una cantidad mayor. Y esto puede jugar un papel importante a la hora de tomar una decisión de esta naturaleza

Sin embargo, debemos tener en cuenta que al reunificar deudas sin hipotecas, la cantidad de dinero a otorgarse quizás no sea la misma. Ya que este representa un gran aval. Por lo tanto, existen alternativas que pueden hacer que los bancos cambien de opinión con respecto a la cantidad de dinero a otorgar.

Una de ellas y quizás la más factible para la gran mayoría de las personas, es la de un avalista; quien no es más que la persona que se hace responsable de asumir los gastos ante la entidad o empresa en caso de que nosotros incumplamos con los acuerdos establecidos previamente.

Claro está, es importante que esta persona posea un historial crediticio impecable, o al menos, bastante aceptable, para que la entidad o empresa acceda a tomarlo como responsable en caso del incumplimiento del contrato.

Un asunto importante al tomar en cuenta la opción de reunificar deudas sin hipotecas, es si contamos con la cantidad de ingresos necesarios para la cancelación de los gastos venideros o si contamos con otro bien que podamos colocar como garantía; bien sea un vehículo o cualquier otro objeto de valor.