Trastornos en la alimentación de niños y jóvenes

Los problemas alimenticios son un problema que cada día se presenta con mayor frecuencia en las sociedades; inicialmente estos se presentaban únicamente en la población adulta, pero con el paso del tiempo los trastornos se hacían visibles desde edades tempranas en niños

Algunos de los problemas de alimentación que se presentan en los niños con mayor frecuencia son: la falta de apetito o el apetito en exceso.

Mientras que los trastornos de la alimentación más conocidos en los adolescentes son: la bulimia y la anorexia, los cuales corresponden a un reflejo adulto de los problemas relacionados a la comida que se padecen en la infancia.

Algunas de las causas de estos problemas son: en el caso de los niños; la constante insistencia de los padres porque este se alimente correctamente (falta de apetito generado por estrés), o por ansiedad en el niño que derivan de diversos factores (apetito en exceso por alteraciones emocionales).

Por otro lado, los casos de los adolescentes o jóvenes adultos se atribuyen a problemas de autoestima, depresión, ansiedad, estrés, entre otros.

Pero, todos estos problemas pueden solucionarse de forma efectiva, el requisito indispensable es que la persona afectada cuente con el apoyo de familiares y amigos para ello (en el caso de los jóvenes), o que se cuente con la guía médica apropiada para actuar en pro a la salud del infante sin presionarlo.

¿Cómo solucionar los problema alimenticios?

Por tratarse de problemas que surgen en periodos distintos de la vida de un persona, estos deben tratarse forma particular de la siguiente manera:

Trastornos en niños:

Por tratarse de menores de edad, los problemas en la alimentación deberán ser atendidos por los padres o representantes. En el caso de la falta de apetito, lo recomendable es disminuir la presión sobre el niño con relación a la comida, de esta manera el estrés se reducirá.

Por otro lado, cuando el problema es un consumo excesivo de comida; es necesario estudiar de la mano de un psicólogo infantil los posibles motivos de ello, y establecer estrategias para el manejo de esta conducta. En ambos casos es necesario mantener o establecer una rutina de alimentación.

Trastornos en adolescentes y jóvenes adultos:

Estos deben tratarse en conjunto, la asistencia psicológica y la familia o amigos del paciente; en primera instancia lo que se busca es mantener la motivación en la persona que padece el trastorno, para que la misma cumpla con lo indicado tanto por un médico nutricionista como por el terapeuta.

La postura de los familiares y amigos ante este tipo de trastornos, no debe nunca la de presionar (poca ingesta de comida) o limitar (obesidad) al paciente respecto a la comida.